SAN POGGIO + ÁNGEL PACHECO + GASPAR LUNA

TRES APUESTAS ESTÉTICAS DIFERENTES

A partir del Miércoles 19 de Junio, 20 hs , los artistas San Poggio y Ángel Pacheco se apropiarán de la sala principal de la galería Artis y en Trastienda, Gaspar Luna exhibirá dibujos y objetos.

Propuestas diferentes, novedosas, donde cada artista,  fiel a su estilo, se desplazarán a partir de lo más reciente de sus creaciones con imponentes obras, donde  lograrán convivir y al mismo tiempo, se reinterpretarán en conjunto; absorbiendo el espacio y transformándose en una sola muestra  desde la diversidad de lenguajes y apuestas estéticas.

La muestra del artista cordobés Ángel Pacheco y con curaduría de Aníbal Buede se titula “PHILIPPINES”, siendo el proyecto en el que se encuentra trabajando en estos tiempos. Específicamente, la exposición se desarrollará a partir de 6 piezas. En ellas, cruza distintos lenguajes y procedimientos como la pintura, la instalación, la fotografía y el objeto.
«Es dificultoso definirme como artista, tanto como definir al arte. Trabajo a partir de ideas que se relacionan con mis deseos, y que por ello, me mantienen en constante cuestionamiento.» Ángel Pacheco.

Mientras que “MOLOCH” es la segunda muestra de San Poggio en Córdoba en lo que va del 2013. Hace unos meses presentó en el Museo Emilio Caraffa, “Alguna edad de oro”, una exposición individual en la que fueron exhibidas varias de las obras incluidas en esta muestra. Solo una pintura es diferente de lo ya exhibido y sin embargo, la muestra es otra. Ya no se trata de una “pintura de situaciones”, se configura esta vez otro tipo de relato.

“Creo tener un oficio manual en el que invento ciertas reglas a seguir para llegar a determinados fines. Un oficio que también se suma a un trabajo intelectual intenso, en el que la mezcla de saberes es relevante para compartir con el espectador ciertas preguntas o misterios que generan las imágenes y que no logro yo mismo desentrañar.” Así , se define como artista San Poggio.

Sobre las Muestras

San Poggio  |  “MOLOCH”

En la obra de San Poggio la destreza técnica y el manejo del material sirven de soporte a una operación por la cual la imagen se presenta como el desarrollo de una especie de argumento. Esto no sólo por el carácter narrativo de su pintura, o por el hecho de que representa acciones que determinan una cierta temporalidad. Sino más bien porque fuerza el material a convertirse en la formulación de un pensamiento. Pinta ideas, no porque las represente, sino porque utiliza la pintura como un modo del pensar.

Una imagen nunca es solo una. Pero no solo por el campo de asociaciones que por fuerza gravitacional atrae a su entorno, sino por el proceso asociativo que desencadena como actividad del espectador. La imagen se despliega. Como si mirarla fuese cavar dentro de ella. Cavar dentro de la imagen, hurgar con las manos llenas de barro en su interior, en sus entrañas.

Dos visiones del mundo se conjugan en esta propuesta de San Poggio. La disección como metáfora del pensamiento, del análisis, como método de conocimiento. La actitud de quien se propone descubrir el funcionamiento de las cosas, entender los mecanismos de lo macabro, comprender la lógica de la historia. Por otro lado, la exageración de ese procedimiento racional hasta el delirio. La destrucción naturalizada, vuelta procedimiento científico.

¿Podremos comprendernos si estudiamos nuestras partes? Como si al separarlas de nosotros pudiéramos verlas como objetos, con la distancia necesaria para el análisis. El cuerpo desmembrado; sus partes, separadas de la totalidad. El brazo cortado, muestra en su filo un plano de color. Ni sangre, ni carne, ni hueso. No hay dolor ni estremecimiento en el corte ni en las aves atravezadas por las ramas. Es un corte limpio, neto, geométrico. La violencia está presente pero velada. Incluso el humor aparece en algunas escenas. Muchas hablan de la ruina, de los restos, de lo que queda de ese acto, pero lo hacen de un modo en que nos es permitido observarlo sin el choque físico que la visión de la violencia provoca.

Lo siniestro simplemente aparece, tomando formas inesperadas. El fantasma del cuerpo completo, o del miembro recortado, las almas de los cuerpos ofrecidos en ritual, la tensión de ese tiempo suspendido que flota en el aire. Algo está corrido fuera de lugar en la naturalidad con que nos acercamos a las imágenes en su aparente inocencia y belleza. ¿Qué dice nuestro cuerpo ante ese paisaje de irrealidad? Acciones y reacciones son captadas y guardadas para su registro.
¿Es el cuerpo el último reducto de lo real en el mundo?
Moloch y la hoguera. Los tambores acompañan. El cuerpo ofrecido en ritual a la Máquina.

Lucía Savloff

Ángel Pacheco  |  “PHILIPPINES”

La escena del arte contemporáneo está plagada de chistes, algunos bastante buenos por cierto. Los artistas han encontrado un terreno fértil para confabularse con el espectador, hacerlo su cómplice. Y reírse juntos.
No es difícil comprender estas operaciones, permiten que te sientas seguro y a resguardo de construir cualquier tipo de pensamiento o reflexión.

Pacheco, en su ámbito doméstico lo intenta, pero fracasa una y otra vez. Es inútil, el fulano es incapaz de llegar a buen puerto y generalmente termina riéndose solo ante la mirada extraña de su interlocutor. Intuyo que finalmente lo ha comprendido y en su obrar dentro del campo artístico ha tomado otras direcciones.
Leyendo sus obras, por más que lo intentes una y otra vez, terminas sin entender. Sus piezas no significan nada que puedas asimilar fácilmente. Esos relatos te llevan a un espacio incierto en el que invariablemente hay que generar pensamiento. Evocar… como si fuera poco.

Pacheco no aborda temas, sus piezas se desplazan de un lado a otro sin proponer una mísera certeza. Se mueven como los sueños. Los datos que nos otorga invariablemente nos llevan a lugares inciertos y laterales.

Anoche sin ir más lejos soñé que estaba en Philipinas, o podría ser también el Paraguay de la triple frontera. Era la noche y yo iba por la calle subido a una base o mesa con rueditas. El vehículo tenía cientos de pequeñas luces que me iluminaban. Sentado allí volví a ser el niño que nunca fui. A nadie le llamaba la atención, todo el mundo se enfrascaba en sus negociaciones.
Alguien me daba impulso para seguir rodando.
Era Pacheco, el surrealista.

Aníbal Buede

Gaspar Luna  |  Trastienda

Un Vagabundo del Dharma.

Cuando hablamos de arte es necesario comprender que el que hace, y lo que él hace conforman unidad, una relación recíproca, simétrica, y reversible.

Entre ellos actúa, se manifiesta, el Misterio que recorre las venas de la humanidad desde que enderezó su columna. El Misterio de nuestro principio, origen; del Viaje que nos arrojó en la tierra, y ubicó así, en el orden del universo. Ese Misterio que sopla, susurra cuando alguien se convierte en lo que hace.

Gaspar Luna, en este caso, es ése alguien. Alguien que hecho el mismo Misterio sopla, susurra con la delicadeza de quien, en sí mismo, aporta Verdad, Belleza y Bien a nuestro mundo.

En las antiguas tragedias griegas los actores no representaban sino que encarnaban la Verdad, logrando de esta manera que el espectador fuera objeto de semejante revelación. Así, los trabajos de Gaspar requieren de nosotros que por un instante salgamos de nuestra propia forma para que lo que estamos mirando se haga volumen, y dentro nuestro fulgure. ¿Cómo?, de la misma manera que sostenemos una espina, una pluma, un clavo: con la punta de los dedos, con inocente gesto.

Como la Naturaleza el sentido en los trabajos de Gaspar ama esconderse. Cuando uno, espectador, deja de reconocer fósforos, rastros coloridos de birome, de incendios, los trabajos corren sutilmente su velo. Se dejan ver. En silencio. Respetando el pudor, y el cálculo con que fueron engendrados.

Así Gaspar Luna se manifiesta ejemplo de aquel que con arte hace bien su oficio.

Remo Bianchedi.

Inauguración: Miércoles 19 de Junio  ::  20 hs.
Clausura: Viernes 26 de Julio
Lugar: Artis Galería de Arte (Lima 909)
Entrada Libre y Gratuita 

Si te interesa este artículo, podés compartirlo:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Sobre admin