“FRENTE A LOS ESPEJOS”

19

GÉNEROS EN EXPANSIÓN
VIDA URBANA: COLAPSO Y ENCANTO

Este Jueves 10 de Agosto, a las 19:30 hs. inaugura “Frente a los Espejos”, exposición planteada como espacio de exposición y de mediación, en el marco del Ciclo Diálogo de Colecciones, destinado a mostrar las relaciones históricas, estéticas y teóricas que pueden existir entre un conjunto de obras de arte de distintas colecciones privadas y estatales.

Diálogo de Colecciones está destinado a mostrar el vínculo fundamental entre las colecciones privadas y la conformación del patrimonio público. Como parte de Mercado de Arte Contemporáneo-Arte Avanza 2017, evento organizado por la Municipalidad de Córdoba, este programa promueve la reflexión sobre nuestros acervos culturales y las narrativas inscriptas en ellos. En esta edición, se presenta Frente a los espejos, una curaduría realizada en las salas del Museo Municipal de Bellas Artes Genaro Pérez, compuesta por las exposiciones Géneros en expansión y Vida urbana: colapso y encanto.

En esta primera edición, el programa presenta “Frente a los espejos”, una curaduría realizada en las salas del Museo Municipal de Bellas Artes Genaro Pérez, compuesta por las exposiciones “Géneros en expansión” y “Vida urbana: colapso y encanto”. “Frente a los espejos” pone a disposición del público narrativas que posibiliten diferentes lecturas sobre parte de los contenidos de la colección perteneciente al Museo Municipal de Bellas Artes Genaro Pérez y de dos colecciones privadas de Córdoba: Colección HAB y Colección José Luis Lorenzo. Además, como parte de invitaciones especiales, se incorporan algunas piezas de la colección del Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa y de la colección particular JAM.

DIÁLOGO DE COLECCIONES: FRENTE A LOS ESPEJOS

En el desarrollo de la práctica de coleccionar se van configurando, de manera más o menos intuitiva o programada, particulares perspectivas sobre el arte y preferencias electivas que van definiendo líneas poéticas. Desde su agenciamiento, el coleccionismo contribuye a la construcción de escenas contemporáneas mediante el sostenimiento económico y la legitimación de autores y producciones. Estas operaciones se realizan a través de la adquisición directa de obras, el mecenazgo, la premiación en concursos, así como también con la participación en las relaciones sociales en otros ámbitos dentro del campo artístico, por ejemplo en las asociaciones de amigos de un museo. En consecuencia, colecciones privadas y públicas no sólo son unos relatos sobre qué es el arte en su tiempo, sino que además colaboran en la construcción de historicidad.

En esta edición de Diálogo de Colecciones, la selección de obras y el diseño de cada exposición apunta a poner en escena relatos que comprenden representaciones sobre lo propio y particular, pero también sobre lo diverso y lo distinto que coexiste en ellas. Obras donde los visitantes puedan reconocerse o, al menos, preguntarse sobre lo que fuimos y ya no somos, lo que seguimos siendo y lo que persiste como residuo, lo que somos hoy e incluso lo que podríamos llegar a ser, en tanto sujetos vivos en un contexto determinado por tradiciones y transformaciones sociales, estéticas y artísticas. Relatos abiertos a distintas reflexiones y valoraciones en la experiencia de reconocimiento frente a ciertas imágenes-espejo, haciendo uso de la función de resaltar y fragmentar lo real y lo posible que toda imagen contiene.

Se proponen, entonces, dos ejes temáticos. Uno de ellos versa sobre la vida urbana en Latinoamérica, mientras que el otro pone en juego la tan referida tradición pictórica del arte de Córdoba y el transcurrir de la pintura hacia formas emergentes expandidas, en consonancia con el rol de la mujer en el campo artístico y las más recientes representaciones que amplían y diversifican las cuestiones de género.

Géneros en expansión

Durante décadas ha sido recurrente mencionar como característica relevante del arte de Córdoba su tradición pictórica y, en especial, su dedicación al paisaje serrano. Sin embargo, a tono con gran parte de la historia de la pintura europea, las producciones modernas locales de autorías masculinas han tenido a la figura femenina como objeto de su representación en una buena cantidad de retratos y desnudos. En distintos momentos de la historia del arte occidental, la mujer ha aparecido idealizada en un cuerpo sensual lleno de deseo o de sensibilidad maternal, en un cuerpo productivo como ama de casa o trabajadora e, incluso, como figura libertaria, incomprensible o amenazante.

Por otro lado, la lenta incorporación de autorías femeninas al campo artístico, que recién en la década de los noventa del siglo XX llega a equiparar cuantitativamente a las de varones[1], revela un proceso paulatino que –en términos de producción– abarca desde la asunción de miradas masculinas tradicionales, al tratamiento de temas propios, hasta la aparición de determinadas poéticas que expresan concepciones más autónomas sobre sí mismas y sobre el mundo. En este sentido podemos identificar ciertos momentos clave en el contexto internacional, desde las primeras vanguardias en adelante, que incluye un apartamiento de la pintura en tanto lenguaje de larga tradición heterosexualmente normada, para optar por la performance, la instalación y la fotografía.

Recientemente, en algunas producciones contemporáneas podemos vislumbrar una combinatoria entre la autorreflexividad sobre lo pictórico y sobre lo femenino. Más cautivante aún puede resultar la incipiente tendencia a conjugar la diversidad y complejidad de género con la expansión de la pintura más allá de sus límites. En esta exposición, se intenta poner en discusión tales roles y convenciones artísticas y sociales determinadas históricamente que, en la actualidad, conviven como ficciones políticas del cuerpo y la pintura, más o menos residuales, establecidas o emergentes.

Vida urbana: colapso y encanto

Los espacios urbanos que producimos son, a la vez, estructuras que nos condicionan. ¿Cómo son actualmente dichos espacios físicos y sociales en las ciudades latinoamericanas? y ¿cómo son nuestras vidas en ellos?

Una serie de transformaciones se habrían producido en las ciudades latinoamericanas a causa, principalmente, de los procesos de globalización, de la decreciente capacidad redistributiva estatal de los recursos públicos y del progresivo agenciamiento privado. Geográficamente fragmentadas, con una correspondiente segmentación social polarizada, se habrían conformado en “ciudades de islas” (Islas de riqueza, de producción, de consumo y de precariedad). Este nuevo entramado descentralizado se superpone al modelo radial de la ciudad moderna que, a su vez, fue extensión de la planta cuadricular de la ciudad barroca colonial. Además, sobre las arquitecturas hiperdimensionales y de estéticas transnacionales homogéneas, se intercalan las abundantes construcciones sin terminar, como uno de los rasgos más distintivos de nuestro paisaje urbano.

En el imaginario y expresión de nuestra vida urbana consideramos a la ciudad como lugar de síntesis de los males de la sociedad actual: aglomeración y hacinamiento, contaminación, burocracia y sobredeterminación administrativa, violencia e inseguridad, aceleración temporal, alienación, soledad, estrés, ataques de pánico… Entonces, frente a la vivencia de estar a punto del colapso buscamos “escapar de la ciudad”. Pero ¿por qué volvemos? En parte porque, aún, es donde se concentra el trabajo, el estudio, el entretenimiento y cierta diversidad cultural.

La intensidad, densidad, variedad e hibridez de objetos, sujetos, acciones y experiencias propias de la ciudad, nos gustan y disgustan. ¿Acaso no desearíamos no tener razones para protestar en manifestaciones en la vía pública, y poder circular sin cortes diarios en las calles? Pero ¿acaso esos no son, también, momentos en los que disfrutamos del encuentro, la interacción social y las prácticas de solidaridad? ¿No son algunos de esos propaladores de contaminación sonora, los lugares donde nos gusta ir a divertirnos?

Realidades y deseos sobre nuestra vida urbana son los que se ponen en escena en esta exposición.

Equipo curatorial: Valeria López, Guiomar Barbeito, Aylén Bartolino Luna
Asistencia pre-producción: Eugenia González Mussano
Textos: Andrea Ruiz

Inauguración: Jueves 10 de Agosto  ::  19:30 hs.
Clausura: Domingo 3 de Septiembre
Horarios: de Lunes a Domingos de 10 a 20 hs.
Lugar: Museo de Bellas Artes Dr. Genaro Pérez (Av. General Paz 33)
Entrada Libre y Gratuita

Si te interesa este artículo, podés compartirlo:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Sobre admin