Editorial: MANFREDO KRAEMER

19

CUANDO LA GOTA COLMA EL VASO

El pasado Miércoles 1 de Noviembre, en el marco de la apertura del XVI° Festival de Música Barroca Camino de las Estancias, el maestro Manfredo Kraemer se dirigió al público que colmaba la Iglesia de la Compañía de Jesús para denunciar la pésima gestión que vienen desarrollando los responsables de la Agencia Córdoba Cultura.

Hace ya un par de años que los principales gestores y periodistas culturales vienen denunciando los recortes presupuestarios y el desinterés que tienen las autoridades competentes por sostener el trabajo de los cuerpos artísticos, así como la cancelación de exposiciones programadas en el principal museo de artes visuales, el despilfarro monetario en la contratación de artistas internacionales (quienes terminan donando parte de cachet para que sus colegas puedan tener una sala de fisioterapia y kinesiología), el nombramiento de personas con escasa o nula vinculación al ámbito de la cultura como vocales de la Agencia Córdoba Cultura, el nulo apoyo publicitario a los principales medios de difusión artística cultural; y varios desidias que el portal Bitácora de Vuelo fue denunciando durante estos dos últimos años.

Compartimos con Uds el discurso que brindó el prestigioso violinista Manfredo Kraemer, director de La Barroca del Suquía, la más prestigiosa orquesta argentina, especializada en los repertorios barroco y preclásico interpretados con instrumentos originales y según criterios históricamente informados, y director del Festival de Música Barroca Camino de las Estancias.

Discurso de apertura

“Querido público,
es una enorme alegría poder saludarles nuevamente, al cabo de un año, y cada año desde hace 16, y darles la bienvenida a nuestro querido festival de música barroca.
No obstante esta alegría y sincera emoción, me dirijo a ustedes en esta ocasión más bien y sobre todo porque creo que no puedo privarles de adquirir conocimiento de algo de la trastienda del festival, porque también aquí no es oro todo lo que reluce. No me es posible ocultar durante más tiempo, que no tenemos en realidad motivos para festejar. O motivos muy modestos, si cabe celebrar como éxito el haber logrado, un año más, evitar el naufragio del festival.
Supongo que ni a los menos avisados habrá escapado el hecho de que, tras haber tenido que cercenar el año pasado, por recortes presupuestarios, a 7 conciertos el festival, cuando habíamos programado en el pasado 10 y hasta 12 conciertos, este año queda reducido a 5 conciertos.
Tras haber tenido el festival un comienzo muy promisorio: lo recuerdo, en una de las primeras ediciones aterrizó un helicóptero en la estancia de la Candelaria, era el señor gobernador con comitiva asistiendo a un concierto y honrándonos con su presencia e interés, este año no alcanzamos siquiera a cubrir todas las sedes que conforman la red de estancias jesuíticas declaradas por la UNESCO en el año 2000 Patrimonio de la Humanidad.
Fruto amargo del desinterés de las autoridades… del profundo desinterés, si se me permite el cuasi-oxímoron, el festival vive desde hace tiempo un declive y una realidad preocupante que hace peligrar su misma existencia. (Y sé bien que la insensibilidad y desinterés de las autoridades por la cultura atañe a muchas otras áreas: no sirve de consuelo que el mal sea de muchos)
Muchos de los músicos participantes del concierto de esta noche no han cobrado aun los honorarios por su participación el año pasado. Algunos de entre ellos sufrieron la cancelación de sus conciertos el año pasado. Casi ninguno de los artistas provenientes del extranjero, españoles, holandeses, chilenos, ha cobrado por su participación el año pasado, y no hay indicios de cual pudiera ser la fecha en que se honre el compromiso asumido con ellos. Quiero aprovechar la oportunidad de agradecer a todos estos músicos por su paciencia y fidelidad, a pesar de todo.
No poder cubrir todas las sedes de la red de estancias es, debo decirlo, una frustración y decepción mayor, y un motivo de seria preocupación. Cuando un puñado de gente, un muy pequeño puñado de gente, comenzamos allá por el año 2000, y desde entonces siempre voluntariamente y ad honorem (es decir gratuitamente) a organizar este festival, soñamos y ambicionamos no sólo fundar el primer festival de música barroca en Argentina, sino hacer un aporte creativo a la gestión idónea de “nuestro” patrimonio de la humanidad.
Como se sabrá quizás, la Unesco condiciona la declaración de Patrimonio, pero también la conservación de dicho título, a la gestión adecuada del mismo.
Esa era nuestra ambición más profunda: hacer un aporte para promover la percepción de unidad de la red de estancias, o dicho en términos de mercadotecnia, para llenar la marca “Camino de las Estancias” con sentido y contenido. Y tratándose de un festival de música barroca, un contenido congenial y armónico con el estilo edilicio de nuestros monumentos jesuíticos.
Es esto lo que está ahora mismo en peligro.
Nos corresponde en los años venideros relanzar el festival y no sólo llevarlo nuevamente al nivel de sus mejores años, sino a crecer y evolucionar, cosa que era por supuesto nuestra aspiración inicial. Para ello hemos de recurrir a toda nuestra creatividad y encontrar y ampliar y asegurar nuestras fuentes de financiación.
Habiendo sido yo junto a algunos otros “partero” del festival, no puedo ni quiero sufrir ser el administrador de su agonía ni quien certifique su defunción, de modo que quizás, a menos que soplen pronto mejores vientos, sea esta la última vez que me encuentre al frente de su dirección artística.
Con lo dicho anteriormente quiero dejar aclarado que presido este concierto y festival bajo protesta. Y aun así, lo escucharán ustedes enseguida espero, lo presido con el entusiasmo de todos estos años en que nos han acompañado ustedes tan fielmente.
Confío que lo dicho sirva apenas de información, sinceramiento y base de reflexión, y no empañe el deleite de estas cinco veladas musicales que comienzan hoy.
Agradezco nuevamente mucho la presencia de todos ustedes, y les deseo disfrute y buena escucha”.

+ Información:
Marcelo Kraemer 

Si te interesa este artículo, podés compartirlo:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Sobre admin