Aquí y Ahora: SANTIAGO LENA

BARRO TAL VEZ

Por Jonás Perea Muñoz

Las cerámicas de Santiago Lena, me merecen respeto. El cuidado de la pieza única, así como integrante de una colección, generan en el espectador una empatía que las convierte en objetos de deseo. Identidad, síntesis y simpleza formal donde el material es el protagonista, hacen al éxito de su empresa. Y ponen en cuestión los límites de lo utilitario en el arte.

________________________________________________

– JPM: ¿Cómo es un día en tu taller? (detalles de la vida cotidiana).

SL: Los días en el taller van cambiando según lo que haya que hacer cada día, a veces son pedidos de vajilla, o clases, o producción de obra. En un taller de cerámica hay muchas cosas distintas para hacer, desde cosas administrativas, a preparar pasta, esmaltes, tornear, cargar y descargar hornos, embalar piezas para enviar, entre muchas otras cosas, eso hace que cada día sea bastante distinto, en general planifico cada semana y día. Se necesita mucha organización y orden para que la producción sea fluida. Lo que no cambia en el taller es que siempre hay música bien seleccionada y varias vueltas de mate por día.

– ¿Cuándo trabajas?

En general trabajo desde que me despierto hasta que me voy a dormir, ya que hay muchas cosas que resolver todos los días en relación a lo que implica un taller de producción.
Las producciones que tienen más que ver con mi obra las hago en otros momentos, necesito estar solo, y fuera de los horarios de producción de pedidos. Eso es en general los fines de semana o a la noche.

Bandada El Papagayo Restaurante / Año 2015
Instalación de 1500 piezas de gres esmaltadas

– ¿Cuándo nace la obra?

La obra nace en general cuando estoy con el material en la mano, sin pensar demasiado, y sin la presión de hacer algo por encargo, conectándome más con sensaciones, haciendo catarsis, así han salido varias ideas, otras obras surgen viendo un espacio que me hayan propuesto, me gusta trabajar mucho en sitio específico. Los lugares, los distintos espacios y sus historias me nutren y me proponen algo, en esos casos intento visualizar la obra en el espacio antes de hacerla.

“Agua” de la muestra “Húmedo” Galería El Gran Vidrio / Año 2017
Instalación / Piezas de cemento con cerámica y agua.

– Si tuvieras que ligar tu obra a una corriente o a referentes actuales que alimenten tu trabajo, ¿cuáles serían?

A una corriente no se la verdad, pero si tengo varios referentes que me nutren muchísimo, tengo amigos que son referentes, con los cuales charlamos mucho, como Manuel Coll, Hugo Aveta, Irene Kopelman, Lucas Di Pascuale, por nombrar algunos, y otros artistas que me interesan y son una guia para mí, son Guiseppe Penone, Anish Kapoor, Isamu Oguchi, Jun Kaneko, entre otros.

“Húmedo” Galería El Gran Vidrio
Instalación de arcilla, tierra, semillas y agua / 10 metros de largo.

– Aquí y ahora (lo primero que se te ocurra) …

Una comida, bebida y/o un postre: Pastel de carne
Un aroma: Jazmin
Un disco: kind of blue
Un libro: Lo bello y lo triste de Kawabata
El mejor regalo: una obra de arte
Otras disciplinas que desarrolles con comodidad y cuentas pendientes
Toco saxo y clarinete, no sé si lo desarrollo con tanta comodidad, pero me dedico bastante, las cuentas pendientes me perturban mucho, así que estoy todo el tiempo intentando que se puedan realizar
Una compañía Andre, mi novia
Un lugar en el mundo La estepa frente al mar en Chubut

Manifiesto Incorpóreo / Año:2014
Ladrillos encontrados y esmaltados / Instalación

– Coméntanos un poco de tu trayectoria

Empecé en el año 2000 a producir en el taller de cerámica que creamos con un amigo. Teníamos muy poco conocimiento, casi nada, salvo algunos talleres que habíamos hecho anteriormente. Ahí empezó todo un camino de formación autodidacta, que se basó es la prueba y el error, mucho error, siempre digo que todo lo que se puede hacer mal en la cerámica lo hice.
después de varios años de trabajo en ese taller me mudé a Córdoba, eso fue en el año 2006, ahí seguí produciendo vajilla, pero me encontré con gente y espacios muy interesantes, creo que hubo una apertura, percibí un mundo de posibilidades para trabajar con la cerámica, con la arcilla, así que me animé a hacer objetos escultóricos y luego instalaciones y desde el año 2012 no paré, hace unos tres años que formo parte de la galería El Gran Vidrio, con ellos hice mi primera muestra individual “Húmedo” con la curaduría de Adriana Carrizo, año 2017, muestra que me ha dado la posibilidad de mostrar otro tipo de obra. Este año, en marzo participé de una muestra en Fundación PROA, Bs As, y en abril en CCK, dentro de la muestra colectiva, “La Marca Original”.

– ¿Cómo es el paso del taller al museo y viceversa?

Las últimas muestras a las obras las hice en los museos y galerías, de alguna manera armo el taller en la sala y trabajo varios días seguidos ahí. El taller en esos casos no se modifica tanto, intento seguir con los dos espacios andando simultáneamente, ya que de la producción vivo, y de las muestras, salvo por alguna venta que se pueda generar, no.

Trayectos del olvido / Año 2015,
Restos de piezas cerámicas encontradas y esmaltados los bordes rotos / Instalación.

– Podes anticipar algo de lo que estás trabajando ahora; fecha para una próxima muestra

Ahora estoy trabajando en unas piezas bastantes complejas técnicamente, estoy con la idea de hacerme un horno más grande del que tengo.
La próxima muestra creo que será en enero, fuera del país, no quiero contar mucho hasta que no se termine de concretar, también tengo la idea de hacer una nueva muestra individual en córdoba para el año que viene, pero aún no tengo fecha ni lugar.

– ¿Cuál es mi definición de arte?:

No tengo una idea definida de qué es el arte, pero cuando estoy produciendo obra, necesito conectarme con el material y conmigo mismo de una forma muy profunda. Son pequeños momentos, a veces dura unos días, donde toda mi emoción y pensamientos se mueven en función del proyecto que esté haciendo. Ese estado para mi tiene que ver con la definición de arte, pero es una pregunta, que me gusta no respondérmela y que se plantee cada vez que aparezca una nueva idea.

No podría separar, la obra de Santiago en utilitaria y artística. Confío en el paso de la manufactura a la industria, casi como un modo de escape, donde nace la obra de arte. Rescato el valor al proceso en el resultado y viceversa. Y encuentro una pre ocupación en construir nuevos dispositivos, que hacen que la obra suceda al montaje. El error nos pone a prueba.

Un observador, un trabajador incansable ocupado en descubrir el buen gusto en aquellas pequeñas cosas.
Chapeau.

________________________________________________

Jonás Perea Muñoz / Aquí y ahora – Ciclo de entrevistas / Agosto 2019

Si te interesa este artículo, podés compartirlo:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Sobre admin