“NODO 1.5”

ÚLTIMA INAUGURACIÓN DEL AÑO

El próximo Jueves 14 de Noviembre, a las 19:30 hs. Nodo 940 presenta la exposición #1.5 finalizando su cuarto año de existencia en la escena local de Córdoba. Como si “Dos Mundos” se tratara, esta exhibición propone dos recorridos que abrazan las producciones de artistas con clara intencionalidad, trayectoria y proyección.

En el primer piso el “cuerpo” se hace presente con las propuestas en fotografía y artes digitales de Marcos Carri, Anemites, Daniel Socolocci y Silvina Lafalce. Los cuatro jóvenes y talentosos artistas, interpelan desde sus obras la idea de la auto-referencialidad, las posibles indagaciones sobre la propia imagen y la piel al desnudo de modos sugerentes y divergentes.
El cuerpo humano desnudo o vestido ha sido una constante en el arte a través de la historia, muchos son los ejemplos que se podrían citar en este género. Sin embargo, el cuerpo representado en la contemporaneidad requiere otros territorios de exploración. La auto-representación es un territorio vasto y profundo, permeado por el espejo de la percepción que se tiene de sí mismo. Exige al artista cierta valentía y despojo, ya que incursiona en un terreno donde las fronteras suelen ser verdaderos campos de batalla.

En el segundo piso y Lucera la propuesta lúdica y de lecturas múltiples que obligan a repensar “realidades”, viene de la mano de Cristian Tula, Matias Factorovich, Liliana Menéndez y Analía Colque. El dibujo, la cerámica, la escultura blanda y la pintura configuran un mundo donde todo es posible. Desde las miradas disonantes y puestas poco ortodoxas la obra de estos cuatro artistas circundan “decires” que podemos de-construir y volver a reformular una y otra vez. Las conceptualizaciones se vislumbran mediante “distopías – utopías” que conforman nuestra percepción y nos inducen a dialogar con las obras. Imaginar y pensar y volver a imaginar es el recorrido propuesto.

Acompañan en sala textos de los propios artistas, como de artistas y curadores invitados: Sofía Torres Kosiba, Cecilia Irazusta y David Schäfer.

—  ANEMITES
Anemites

El trabajo de Anemites se basa principalmente en autorretratos, consiste en la fusión de conceptos y composiciones, a veces surrealistas, con las emociones del romance y la angustia, tratando de hacer que las partes oscuras y dolorosas se conviertan en belleza.
Le interesa conectar con el espectador, mostrarle que estas sensaciones son universales y que nadie está solo frente a ellas, ni si quiera en los momentos más oscuros.

Sus fotografías se encuentran en el borde de los sueños, donde lo intangible redefine y transforma la realidad. Nos narra espacios y tiempo imposibles…Ella se esfuerza por crear obras que trasciendan la realidad que todos vemos, a una realidad que todos podamos sentir profundamente.
(Pensamientos sobre Anemites)

—  MARCOS CARRI
Lo sólido y lo vaporoso (problemas desnudos)

Pues es más bien ocultándonos como nos revelamos
Odas. Ricardo Reis
Mi cuerpo, territorio emocional, mapa psíquico ingobernable, cifrado exacto de lógica perfecta, muchas veces oculta la cara y, con ella, la identidad. Hay, entonces, un aspecto muy nuestro cubierto que está borroso, implícito, escondido, subrepticio.

Pensando siempre en el hecho de lo que no se dice, lo que no se muestra, lo que no se expone, desde este proyecto quiero cuestionar y poner en discusión las interpretaciones estrictamente ortodoxas del discurso dominante sobre el desnudo femenino en el arte, que contemplaba a obras paradigmáticas de la estética moderna exclusivamente como “problemas desnudos”.

Pensamientos hechos imágenes, mapas dibujados sobre el cuerpo, mapa concreto, real, como el plano de una ciudad o el croquis de una casa, cartografías de las experiencias vividas, cuerpo cifrado, con huellas reconocibles y también esas otras que no asoman a la vista.
Marcos Carri

—  DANIEL SOCOLOCCI
Desidia

No arriesgar / Arriesgar
Inseguridad / Seguridad
Decidir es jugarse. Transgredir los mecanismos de defensa que utilizo para no tirarme a la pileta.

El miedo es enemigo del cambio, por lo tanto, para evitar cambiar, mecanizo la defensa. Armas:
Autoengaño. Narcotización. Victimización. Arrogancia. Cinismo. Pereza.
El conflicto es directo con mi necesidad de experimentar cosas nuevas y vivir una vida más hedonista.
Capricho / Cicatrices / Condición / Cuerpos
Daniel Socolocci

—  SILVINA LAFALCE

La corporalidad, la transparencia, lo aparente, los cuerpos, las pieles. Capas de aquello que se esconde, pero permite ver una trama de relaciones y vínculos complejos.

El lenguaje de los cuerpos, donde lo íntimo se visualiza en lo oculto, en ese espacio secreto en que la piel como capa de tela, se desvanece en una noche sin tiempo donde solo queda el recuerdo, en el cual a veces, vuelvo para sentirme a salvo.

Lazos que nos cubren, pero nos aferran desde lo sutil y lo etéreo.

Un espacio donde los cuerpos sublimados vislumbran diálogos y fragmentos en estos pequeños mundos encerrados susurrando y suplicando luz en la oscuridad.

—  CRISTIAN TULA
“El cuerpo adentro” Lucera

Escena que surge de la necesidad de reflexionar sobre las prácticas del juego y el cuerpo, los “desmembramientos” encubiertos en las figuras para armar y para amar, la violencia simbólica velada en las prácticas infantiles de jugar con pequeñas representaciones a escala de la vida real.

Los dispositivos propuestos desde el juego plantean una ambivalencia entre completar y quitar, armar y desarmar, unir y separar; desnudar un cuerpo, cubrirlo, vestirlo, completarlo. Manipular un cuerpo representado, un cuerpo carente de voluntad propia sometido a la acción y al deseo de quien lo posea, en el mundo del juego “vale todo”; mientras se combina la mirada del cuerpo sacralizado, el cuerpo como último sacrificio.

Es así que en la lucera se combina esta doble lectura sobre el cuerpo como juego, y sobre el cuerpo como templo… el cuerpo sagrado y el cuerpo sangrado.

Una escena de juego dentro de un “fanal” representado en el espacio de lucera de la galería NODO940.
Cristian Tula

—  MATÍAS FACTOROVICH
Los Brujos

Matías Factorovich sabe construir de lo cotidiano un ritual (un poco a la idea de Goffman). Él busca desesperadamente sostener lo sagrado en cada minuto de los largos días, con esa misma convicción distribuye escenas en pequeñas dosis ya sea en pinturas o dibujos, las escenas que despliega parecen estar fuera de esta línea de tiempo. Matías se aferra a lenguajes tribales mal entendidos como primitivos y como un Robinsón Crusoe serrano nos va dejando relatos en su cueva. El nacimiento y muerte de un pavo real o gallinácea excéntrica, como las serpientes atraviesan un camino de montañas o el momento en que un perro,una mujer y un niño descubren el cosmos. Matías nos presenta situaciones que lo atraviesan en código simbólico y las acompaña con colores destellantes para que quede claro que ahí está poniendo su fe, intacta.
Sofia Torres Kosiba

—  ANALIA COLQUE
Analía x Analía

Las calles desde la ventana tienen el brillo de la lluvia y parecen una maqueta en la que no se insinúa la presencia humana. Pienso que todos en algún momento somos cachorros indefensos buscando un hogar, animales heridos en el agua, tratando de ser vistos antes de que la corriente arrase con nuestra historia.
Cuando busco un refugio siempre termino recurriendo a la infancia, con su mezcla de incontables osos de peluche, helados de crema del cielo y guardapolvos con elefantes bordados.

Trabajo desprejuiciadamente, como un niño que ilustra la historia que le cuentan. Lo que persigo en mi obra, a través de rastros a veces no tan precisos y pistas engañosas, es retener algunos aspectos de la niñez pero con la visión que acarrea el paso del tiempo.

Hay un juego de acercamiento y distanciamiento, algo que pudo haber sido y algo que podría ser, un relato sin principio ni fin, una presencia que no se llama y sin embargo aparece, una historia que solo se construye ante los ojos que miran y recuerdan.
De chica tenía una manta de liebres azules, la mente ocupada en una granja con animales perfectos y la certeza de que alguna vez crecería.

—  LILIANA MENÉNDEZ
Liliana Menéndez Nodo 2019

En las series de dibujos “ Tsunami”, “De mi Jardín (2019)” y “Secreto de palabras” nos encontramos con esos gestos del hacer de Liliana Menéndez, que nos acercan a los modos en que organiza sus mundos. Entre vivencias y creencias va resignificando e inventando símbolos y naturaleza. Apela a ciertas oposiciones como un modo posible de relación y a las superposiciones de materias y sentidos que dan cuenta de la complejidad de la existencia. La escritura, como un código que alcanzamos a comprender de alguna manera, se oculta entre lo gráfico y lo caligráfico de sus líneas.

Las tres series nos sitúan en experiencias distintas: más esquemática o más orgánica, más enigmática, o más diáfana, pero todas llenas de susurros de vida
Cecilia Irazusta

+ Información:
http://www.nodo940.com

Inauguración: Jueves 14 de Noviembre  ::  19:30 hs.
Clausura: Marzo 2020
Horarios: de lunes a viernes de 9 a 20 hs. – Sábados de 9 a 15 hs
Lugar: Nodo940 (Nuevo Pasaje Muñoz – 9 de Julio 40 – piso 1 y 2)
Entrada Libre y Gratuita

Si te interesa este artículo, podés compartirlo:

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Sobre admin